Opinión: Splatoon

Splatoon

Una nueva IP de Nintendo que la introdujo en el género shooter. La mejor manera de hacerlo era evitando la sangre, algo que Nintendo siempre ha intentado. Pensaron en una fórmula y salió Splatoon, un shooter donde dos equipos luchan disparándose tinta. Estos equipos constan de humanoides que se convierten en calamares, de ahí la tinta.

Compré el juego poco después de que saliese a la venta, y no imaginé que fuese tan adictivo. Tanto que lo he estado jugando hasta la salida de Splatoon 2. Los escenarios son variados, cada uno ofreciendo algo a lo que tienes que acostumbrarte, o si no te liquidarán constantemente. Una de las máximas que fui descubriendo en los combates online fue que no hay que quedarse quieto, porque a la que disparas saben dónde estás y van a por ti. Por tanto hay que moverse constantemente, disparar y moverte.

Lo que más me gusta son los combates competitivos online, donde si ganas subes de rango, y si pierdes te lo bajan. He llegado al rango S, llegando como máximo a un 70. Siempre te emparejan con gente del mismo rango, por lo que en los últimos tiempos he jugado contra gente de rango S. Ha habido veces que he perdido muchas partidas y he bajado a A+, y lo he notado. La diferencia de nivel entre A+ y S no debería ser grande, pero en mi opinión lo es, y bastante. Tanto que siempre he podido volver a S muy rápidamente.

Splatoon

Mi arma favorita y la que más he usado: el “Dinamorodillo”. Es como el rodillo básico pero bastante más grande y pesado. El personaje se vuelve mucho más lento, pero a cambio cuando lanzo tinta hacia delante elimino al que esté ahí con total seguridad. Además la tinta llega bastante lejos, por lo que en partidas de pintar zonas es ideal. No es tan ideal en partidas de pez dorado, donde la rapidez es importante, pero he desarrollado una intuición con la que disparo prácticamente al aire o en zonas pintadas con color enemigo porque sé que ahí hay alguien esperando o está por llegar. Y es que aunque juguemos contra personas reales, siempre hay unas tendencias que la gente sigue. Aunque no siempre es así, y por eso no he llegado nunca a S+

El factor equipo es muy importante. Puedes jugar perfecto, pero si te toca unos compañeros que deciden atrincherarse, el rival te come. Splatoon no es un juego de guerra donde te atrincheras esperando el momento perfecto para salir, porque el rival ya habrá pintado todo el escenario con su color. Y es que es vital que el suelo esté pintado de tu color porque eso te da una total ventaja para moverte. Otro de los problemas del equipo es que vayan juntos a atacar. Muchas veces cuando me eliminan miro la pantalla del gamepad y veo a mis compañeros juntos haciendo una piña. Esto es muy peligroso, porque a la que les tiren un ataque especial se los cargan de un plumazo y está el equipo entero eliminado. Eso es lo peor que puede pasar, ya que el rival recupera rápidamente todo el terreno y acorrala al equipo hasta la base. Derrota garantizada.

El modo de un jugador lo probé y lo terminé, pero no disfruté especialmente. Lo entendí como un entrenamiento o un tutorial del juego. Y creo que ese es el sentido que le quisieron dar.

El gamepad está muy bien usado en mi opinión. Tener el mapa constantemente ahí ayuda a ver a dónde saltar mientras estás eliminado, tocando el compañero al que quieres dirigirte.

Splatoon

En cuanto a los escenarios, me parecen bastante acertados, con algunas excepciones. Hay dos que me encantan y dos que odio:

Mis escenarios favoritos

  • Campamento Arowana. El escenario es largo, con grandes espacios abiertos y bastantes escondites. Se puede ir hacia el centro todo recto, o bien tomando el camino a la derecha, que es bastante más lento pero a cambio de llegar más fácilmente al terreno enemigo. Es un escenario muy grande donde el estilo de juego en mi caso es lento, pero muy disfrutable.
  • Almacén Rodaballo. De similares características que el Campamento Arowana. Un escenario largo con un gran espacio abierto en el centro. Ideal para lanzar montones de tinta sin estorbos de por medio. Me da un estilo de juego más rápido.

Creo que me gustan especialmente estos escenarios porque me han funcionado muy bien con el Dinamorodillo. Suelo ser bastante kamikaze… me creo un camino hacia uno de los lados al llegar al centro, me infiltro por ahí hasta la zona del enemigo, salto y disparo. Casi siempre pillo a alguien y el resultado suele ser que muero junto a un enemigo. Pero a veces me sale mejor y pillo a varios, consiguiendo una importante ventaja que si mi equipo sabe ver, la aprovecha y suele acabar en una victoria rápida.

Mis escenarios odiados

  • Jardín Botánico. No lo soporto. Muchas veces he evitado jugar cuando he visto este escenario. Es un escenario con infinidad de paredes, muy vertical. Si me muevo constantemente y en cierta medida a lo loco y sin sentido, suele irme bien, pero no es la manera de jugar que me gusta. Es un escenario donde me ven las intenciones a kilómetros. Dirigirse al centro es garantía de muerte, y moverse por los extremos te delata fácilmente.
  • Puerto Jurel. Es como un laberinto, lleno de pasillos y paredes por todos lados. Un fallo colectivo de cualquiera de los equipos suele garantizar una derrota, algo que pasa bastante a menudo, por lo que jugar en este escenario suele ser como una lotería, dependiendo poco de la habilidad.

Está claro que la razón de mi odio a estos escenarios es debida a todos esos obstáculos. Prefiero los espacios abiertos donde lanzar la tinta del Dinamorodillo, pero que tenga escondites para poder reponer tinta, y luego volver con fuerza. En estos escenarios he pintado más paredes que enemigos.

Splatoon

La música me ha parecido genial. Todas y cada una de las melodías de los combates online son muy pegadizas. Diferentes estilos, pero todas suenan a Splatoon. Todas tienen esa personalidad.

Y para terminar, los gráficos. Es algo que siempre tiene mucha importancia y de lo que se suele hablar primero, quizás tras la historia. En este caso creo que queda en un segundo plano, ya que no se busca el realismo. Todo queda en un estilo de dibujos animados (de ahí el “toon” de su nombre). Creo que podría verse mejor, pero la complejidad que la consola debe manejar con tanta tinta limita más realismo.

Ya con Splatoon 2 en la Switch y habiéndolo probado en modo competitivo, puedo decir que la primera parte es excelente, con marcada personalidad y una diversión sin límite. El día que Nintendo cierre el juego online para el primer Splatoon significará su muerte. Mientras, para mí sigue siendo un juego esencial, y con su online gratuito más todavía. Pero para mí ya ha quedado atrás, y por eso escribo esta opinión, ya que a partir de ahora solo jugaré a la segunda parte. ¡Gracias por esas horas de diversión Splatoon!

¿Te ha gustado? Compártelo:

Acerca de mí

David Morales

David Morales

Me gusta jugar a videojuegos, pero también tengo especial interés en crearlos. Estudié la carrera de informática para dedicarme a ello, aunque después me especializara en otra rama.

Leer más